Servicios inmobiliarios

Mediación Vecinal

La Mediación es un proceso de resolución de conflictos, mediante el cual un tercero neutral e imparcial, facilita los medios necesarios para la comunicación de modo que las partes implicadas puedan encontrar la solución al problema.

El papel del mediador no es la toma de decisiones sino ayudar a las partes a crear una solución en la que todos ganen y que cumpla las expectativas, tanto individuales como comunes.

La participación en la mediación es voluntaria, por lo que es imprescindible que las partes implicadas en el conflicto estén de acuerdo en recurrir este tipo de procedimiento como vía de resolución del mismo.
Durante el procedimiento se garantiza la neutralidad, confidencialidad e imparcialidad del mediador, cuyo único objetivo es fomentar el entendimiento entre las partes. Las ventajas de la mediación son importantes:

– Desde el punto de vista económico, al ofrecer soluciones sin costes judiciales.
– El tiempo necesario para la resolución del conflicto suele ser muy reducido.
– Se fomenta el diálogo entre las partes, ya que con la mediación los acuerdos permiten satisfacer los intereses individuales y los comunes, por lo que mejora también la convivencia vecinal y facilita las pautas necesarias para resolver conflictos futuros.